Hallaron tres ciudades antiguas

La naturaleza ha destruido miles de ciudades antiguas

¡Increíble! Encontraron tres ciudades antiguas que creían perdidas

A lo largo de la historia mundial, muchas civilizaciones quedaron destruidas por la naturaleza; a tal punto que estas ciudades antiguas se dieron por perdidas.

Sin embargo, el avance tecnológico que tenemos ahora nos permite develar algunos misterios que no dejan de intrigarnos.

En 2018, dos magníficas ciudades perdidas fueron descubiertas en Latinoamérica gracias a los avances de la tecnología, una en México y otra en Guatemala.

    1. La Megalópolis maya que se tragó la selva

Hace poco tiempo se reveló un conjunto urbano de más de 60 mil casas, palacios y hasta carreteras elevadas que la selva se había devorado.

El descubrimiento fue gracias a la tecnología LiDAR (Light Detection and Ranging), que permite calcular la distancia entre un emisor láser y un objeto distante.

La zona que mapearon se encuentra dentro de la Reserva de la Biósfera Maya en la región Petén, en Guatemala. El hallazgo poco a poco destierra la idea de que en Centroamérica existieron ciudades dispersas y poco pobladas. Al contrario, sugiere que hace unos 1.200 años, la civilización de esta zona era comparable a la antigua Grecia o China.

  1. Angamuco: El Manhattan de México

Otro gran descubrimiento sucedió en México y este revela que ‘purepechas’ contaban con la ciudad mexicana más grande conocida durante el periodo.

.Afortunadamente, los arqueólogos comenzaron a usar LiDAR desde  2011 y descubrieron: 40 mil edificios en una superficie de 26 kilómetros cuadrados, ¡tantos como los que alberga Manhattan!

Lea también:¡Escápate! Estos son los 5 lugares más románticos de Venezuela

La ciudad de Angamuco, como se ha llamado al complejo urbano, era el doble de grande que Tzintzuntzan -capital del imperio purépecha- y se cree que albergaba a unas 100 mil personas. Contaba con una arquitectura compleja, viviendas, pozos, caminos y lugares ceremoniales, pero extrañamente las pirámides y las plazas abiertas –usualmente ubicadas al centro de las urbes- se encontraban en las afueras de la ciudad.

  1. Una ciudad disfrazada en Gales

Stuart Wilson era un peajista que a costa de su trabajo había logrado ahorrar 32 mil libras (más de 26 millones de pesos).

Muchos podrían pensar que el dinero estaba destinado a una casa, pero no: se compró 18,6 hectáreas en la frontera de Gales con Inglaterra, un campo que para muchos no tenía gran valor.

“Resultó ser la mejor decisión de mi vida. No me arrepiento de nada», señaló en 2017, cuando el gran descubrimiento que ya presentía se hizo realidad: una ciudad justo bajo sus pies.

Todo comenzó en 2002, cuando un agricultor de la zona se dirigió a la Sociedad Arqueológica de Monmouth para mostrar los restos de cerámica que había encontrado en madrigueras de topo. Resulta que estos animales subterráneos arrastraban los restos de una civilización perdida, así que Stuart decidió invertir su capital en lo que alguna vez fue formó parte de las ciudades antiguas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *