¿Estábamos preparados para la educación a distancia en Venezuela? – @GrupoManos

Hace varios años desde Manos por la Niñez y Adolescencia, organización dedicada a promover la protección de niños, niñas y adolescentes en el entorno digital, alertábamos al ejecutivo nacional sobre la falta de contraloría, seguimiento e implementación de estrategias reales que permitieran que políticas como el programa Canaima educativo se pudieran mantener en el tiempo.

Un importante número de estudiantes y docentes que recibieron la portátil Canaima, al cabo del tiempo migraron el sistema operativo a Windows, perdiendo toda la información educativa que contenía la herramienta. La mayoría de los centros educativos beneficiados con esta política no contaban con acceso a internet y en muchos casos nos encontramos con docentes que no sabían ni llegaron a recibir la preparación indicada para el manejo de las llamadas «canaimitas».

El gobierno en ese entonces, intentaba complementar las políticas de conectividad colocando WiFi en plazas, avenidas y bulevares como Sabana Grande, Plaza Venezuela, Chacaíto, entre otros. Esta inversión a mediano plazo quedó sin efecto dado que muchos de los puntos no conectaban a internet y, por otro lado, la seguridad no se garantizaba como para sacar un celular o una laptop y conectarse en plena vía pública.

A raíz de la pandemia del coronavirus, al sistema educativo venezolano le tocó poner a prueba su capacidad de gestionar procesos de aprendizajes basados en los entornos virtuales, lo que resulta altamente preocupante pues factores como la conectividad, velocidad de conexión, falta de equipos (laptop, PC, teléfonos inteligentes) y la poca preparación de muchos docentes en el manejo de las tecnologías puede acarrear en graves déficit de conocimiento y recursos de aprendizaje necesarios para estudiantes de distintos niveles.

Si bien es importante recalcar que hay docentes y centros educativos que cuentan con la preparación, los recursos y la capacidad para lograr mantener el proceso de aprendizaje en línea, no podemos olvidar que hay también un conjunto de centros educativos que nunca han tenido conexión a internet y no cuentan con la posibilidad de acercar las asignaciones escolares.

Una vez que todo esto termine, el sistema educativo debe ser revisado y las políticas relacionadas con el acceso y manejo de las tecnologías de información y comunicación en el ámbito educativo debe ser una prioridad en todo momento para el estado, familia y sociedad en general.

@GrupoManos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *