Dieta balanceada- Aprende con Date

¿Cómo tener una dieta balanceada durante el confinamiento?

Llevar una dieta balanceada mientras estamos en cuarentena no es tan difícil como parece. Basta con creatividad, disciplina y unos cuantos elementos en la despensa.

El ejercicio físico y el control de emociones también es muy importante, ayuda a disminuir los efectos perjudiciales de los malos hábitos alimenticios adquiridos en esta época.

Sobre todo en período de confinamiento, la ansiedad, la incertidumbre, el temor -e incluso el aburrimiento- toman un papel importante y eso produce desórdenes en nuestra alimentación, así que cuidado con eso.

La fórmula para llevar una dieta balanceada empieza con un equilibrio entre el ejercicio físico y las emociones, trata de establecer metas alcanzables y lograr día a día pequeños avances que puedan ser sostenidos a lo largo del tiempo y que permitan los resultados deseados.

Estando en cuarentena o no, el desayuno sigue siendo el rey, nos da la energía que vamos a gastar durante el día. Es importante que sea abundante y sano.

Por otro lado, mientras más colores tengan las comidas del resto del día es muchísimo mejor, ya que eso es un indicador de mayor cantidad de vitaminas y minerales.

Es importante que lleves un control, diseña tu propio menú. Las recetas por internet te pueden ayudar con eso, siempre y cuando mantengan un equilibrio.

Lea también: 10 plantas medicinales que debes tener en casa

Come verduras diariamente, debes comer de 3 a 5 distintas para asegurar diversidad de vitaminas y minerales. Esto ayuda a que tu sistema inmune sea más fuerte, mejora tu digestión y eleva tus niveles de saciedad. Asimismo, evita que comas de más.

Evita también el consumo delivery, las compras de pánico y los antojos diarios. Mejor ve por la fruta de la temporada, además de económica te aliviará la ansiedad de la media tarde.

Es importante aprender a diferenciar el hambre real del hambre emocional. El primero puede saciarse con cualquier tipo de alimento, ya que el cuerpo requiere una fuente de energía inmediata. Una vez esta es satisfecha, lo más seguro es que no se experimente nuevamente por lo menos en las 3 horas posteriores. Por su parte, el hambre emocional es constante y casi siempre nos lleva a consumir alimentos altos en azúcares y grasas que producen una sensación de placer en nuestro cerebro.

Según Laura Cruz, profesional de Nutrición y Dietética de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Colombia:

«Quiero enfatizar en que este no es el momento para hacer dietas ni tratar de bajar de peso. Lo anterior puede aumentar la ansiedad y tener un efecto contraproducente en nuestro cuerpo. Lo ideal es intentar mantener el peso actual y evitar preocuparse por este tema»

Sin embargo, estar en casa 24 horas del día hace que seamos todavía más sedentarios. Es por esta razón que es importante que dediques al menos 30 minutos al día a moverte.

Procura despertar y dormir con los mismos horarios todos los días. Esto ayuda a que tus hormonas de hambre, saciedad y estrés no se desestabilicen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *